viernes, 22 de febrero de 2008

De nuevo pasarela Cibeles vuelve a Ifema. ¡Arrivederci Retiro!


Este pasado Viernes 15 de Febrero, jornada última de la semana de la Moda madrileña, tuve la suerte de acudir a la pasarela Cibeles, invitada por Guillermo López y en calidad de periodista para http://www.vidaaustera.com/.



La moda Española está más viva que nunca y nuestros diseñadores comparten con nosotros su maestría y su creatividad, en forma de maravillosos vestidos y trajes que nos invitan a soñar.




A primera hora pudimos observar como Josep Abril, nos mostraba un desfile en el que predominaban trajes sastre de cortes sencillos, prácticos y a la vez con cierta reminiscencia British. La indumentaria era ideal para hombres que aunque siguen pensando que “Money makes the world go round”, no pierden su sentido del humor, ni renuncian a ser originales. Los tonos predominantes, eran los grises y los ocres con algún que otro detalle en azul eléctrico en guantes y complementos.




Para mi gusto fue correcto y había una coherencia ordinal en los modelos mostrados, pero la idea era un tanto simple, en cuanto a forma y contenido. La elección de la música fue muy acertada, pues timbales y demás instrumentos de percusión, mantenían al personal despierto a tan intempestivas horas. Entre el público se vislumbraban las ojeras de días de trabajo y el tedio de presenciar algo que ya parecía que habíamos visto.


Algo más de entusiasmo se observó en el desfile de Hannibal Laguna. Sus vestidos hermosos, clásicos, sofisticados y elegantes, nos transportaron a un mundo de glamour y sofisticación. Al ver sus vestidos, confeccionados en sedas y tafetanes con detalles de pedrería y volantes, evoqué las glorias efímeras del Hollywood de los años 50.

Y es que Hannibal nos confesó que para su colección, se había inspirado en en las grandes divas del cine y en particular en Gilda, aquella femme-fatale que Rita Hayworth interpretó de forma magistral y cuyo vehemente bofetón pasó a la historia.

El desfile iba acompañado de sensuales y atercipelados tangos, cuyo ritmo seguían las espectaculares modelos, Madeleine Hjört, Arantxa Santamaría o Marina Pérez, por citar solo algunas..Gris, granate, champán y negro fueron los colores que predominaron en unos vestidos que celebraban la feminidad y la belleza de una mujer carnal y gélida a la vez.

Sita Murt, impactó con sus prendas de punto y sus colores terracota entremezclados con violáceos otoñales. Las modelos portaban además, gafas vintage y elegantes vestidos en los que la curva predominaba. Sus rebecas y gorros de lana conjuntaban con los trajes en colores crudos y las medias que llevaban las modelos creaban una armonía polícroma entre las tonalidades suaves.
Una colección que invita sentir el tacto suave de la cachemira y una mujer que exalta una elegancia natural y sencilla. Aparte de que sus prendas rebosan estilo y sofisticación, Sita, demostró, en nuestra entrevista, ser una mujer encantadora y muy cordial.


Anke Schlöder, nativa de Trier pero afincada en España desde hace 13 años, nos presentó una colección con una primera parte, inspirada en los insectos y las tonalidades tornasoladas de algunos de éstos. De ahí provenía la idea de que las modelos llevaran unas bonitas máscaras de pailettes multicolores. La segunda parte, más estructural, estaba inspirada en la Bauhaus.





El principal problema que vi en el desfile de Anke, fue que las modelos, posaban muy lejos de la zona en la que estaban situados los fotógrafos, lo que produjo las iras de muchos de ellos. La música, me pareció un tanto inadecuada ya que las canciones Björk, son ya muy repetitivas en muchos desfiles. Sin embargo, Anke, demostró de nuevo que nadie domina el color como ella.





Juana Martín, rememoró al inigualable André Courréges y en su colección también observé guiños a Paco Rabanne. Los vestidos babydoll y los apliques de elementos de plástico sobre las prendas daban a éstas, un toque de ingenuidad. El negro, color predominante en toda la colección, disipaba todo concepto naif que un principio se pudiera pensar.


No se puede negar que había vestidos interesantes y muy elegantes pero la impresión que tuve es que gran parte de las prendas, ya las había visto antes. Parecía como si estuviéramos frente a un revival. Los zapatos además fueron una elección desafortunada, ya que varias modelos, resbalaron y cayeron estrepitosamente sobre la pasarela. Sin embargo, no podemos reprocharle a Juana que se haya inspirado en épocas pasadas pues constantemente vemos en pasarelas mundiales, ecos de viejos tiempos que los diseñadores recuperan.


María Lafuente demostró de nuevo, ser una apasionada del neorromanticismo mostrando vaporosos vestidos de sirena y etéreos recogidos ...Sus chales de punto, suaves y delicados, tejidos en tonalidades cálidas estaban diseñados por mi buen amigo, Manuel Batista.





No tuvimos ocasión de entrevistarles pero según se explicaba en el briefing, María, se había inspirado también en los insectos y las tonalidades tornasoladas que los caparazones de algunos de ellos emiten ante los rayos solares. Un canto a la frágil pero fascinante belleza de una mariposa.




Luxoir, el tándem formado por Antoine y Victor, volvió a hacer alarde de una simpática y original creatividad, con modelos que inicialmente podrían recordar a los indios Sioux o a la mismísima Pocahontas. Tras la entrevista con ellos, nos explicaron, que la colección estaba inspirada en el Arca de Noé. Pretendían hacer referencias a un mundo en extinción en el que los seres luchan por su propia supervivencia. Violetas, magentas y ocres, fueron los colores que eligieron para materializar este concepto. Apliques de plumas y pequeños detalles en prendas de cuero, hicieron las delicias del público que quedó muy satisfecho, con las ideas de estos jóvenes. Y es que sin lugar a dudas, son un valor en alza, a tener muy en cuenta.



El Delgado Buil, volvió a dejarnos sorprendidos con su original manera de narrar historias a través de las prendas. Bajo el título de la colección, “Hermanos Búnker, Hermanas Yates”, volvimos a presenciar un universo de colores vibrantes, abrigos oversize y estampados geométricos. La puesta en escena también incluía un fragmento de videoarte, patrocinado por Playstation. Para verlo debíamos de ponernos unas gafas en 3 dimensiones a través de las cuales se veía el mundo en bicolor: rojo y verde. Me temo que la vida en rosa quedó ya muy lejos, junto a las canciones de Edith Piaf. El rosa queda insulso para dos diseñadoras que son pura personalidad y carisma.






Por último Carlos Díez, puso el broche de oro, a la pasarela con una colección que llevaba por título "Rayos y Centellas". Parecía como si el mismo dios Hefesto hubiera bajado del Olimpo y desfilase entre corrientes magnéticas..





Tonalidades eléctricas encendidas, negro a montones, maquillaje carbonizado y máscaras de flecos que cubrían los rostros de los modelos...Una oda a la industria eléctrica y quizás una concienciación del buen empleo de las energías renovables?? Sin duda, sea cual sea la intención que Carlos tuvo, su desfile, fue ESPECTACULAR y el público dio buena fe de ello pues las ovaciones y los aplausos se repetían, a la salida de cada modelo.



¡VIVA NUESTRA MODA ESPAÑOLA!



By Raquel HH. Copyright 2008